She was american (3)

4 Días
El sábado tocaba mañana y tarde productiva de estudio, de recompensa a eso de las 10 saldría por ahí a tomar algo con Lola, ella y el grupo. Una posible tarde productiva se convirtió en una tarde de preguntas que nada tenían que ver con Aristóteles ni Platón, más bien eran ¿Qué me pongo?¿formal o informal?¿afeitado o sin afeitar?¿One million o Pachá Ibiza?¿Qué debo decirla?¿Cómo he de actuar?... Decidí dejarme llevar, que todo ello fuese lo que tuviese que ser.

Pasé a buscarlas a eso de las diez, Lola iba muy arreglada y con ganas de fiesta y ella estaba...No pude describirlo más que con un -Pero mírense damiselas.(Que sonó algo ridículo) Lola respondió con un -Calla, guapetón y ella dijo en inglés -Tú, estás hecho todo un Lord. Pronto nos adentramos en la fría, oscura y pervertida noche.
Sin embargo siguiendo su paso, viendo su contoneo, su cabello suelto y sus sonrisas, hacían de esta una noche diferente, una noche donde debíamos decir verdades, jugar a locuras y hacer de ella una noche para el recuerdo.
Bebimos, bailamos, fumamos, cantamos, nos acaloramos y enfriamos, nos sonreímos de forma espontánea, poco después las perdí de vista a las dos, seguí bailando al más puro estilo "aquí estoy yo". Una canción dio paso a otra y mis fuerzas decaían, fui a por algo suave, desde la barra pude ver a las chicas en la puerta del baño, ella lloraba y Lola empezaba a desesperarse, fui directo hacia ellos con una estúpida sonrisa en la cara, debía ponerme en situación, cogí a mi americanita, quiero decir a la americanita del brazo y empezamos a hablar en inglés:
-Vamos fuera a hablar.
-Vale. - Lo dijo algo sorprendida y con cierta tristeza.

Una vez fuera, mis pensamientos se dividieron en dos, una parte decía bésala, bésala, bésala... la otra decía sé lo que ella espera en este momento, conseguí hacer caso a mi parte racional.
-¿Qué pasa?
-Nada.
-¿Por qué lloras entonces?
-Es algo complicado.
-Tenemos toda la noche.
-Pues...he bebido bastante y en este momento solo quiero irme.
-¿Por qué?¿No te lo estás pasando bien?

Ella tenía la chaqueta dentro y decidí quitarme mi cazadora y ponérsela por encima de los hombros. Sonrío, y se acurrucó en ella.

-No puedo explicártelo.
-¿Quieres que nos vayamos?
-No, no quiero estropearos la noche.
-No importa ahora le digo a Lola que nos vamos tú y yo, ella si quiere se puede quedar y luego vuelve en coche con Alex y los otros.
-No quiero que te sientas obligado, de verdad.
-No, tranquila, es más ya tampoco hay mucho movimiento que digamos. 

Cogimos un taxi, le dije la dirección al conductor, y ambos nos sentamos atrás, teníamos unos veinte minutos de viaje. Guardé para mis adentros el deseo de besarla, se quedó apoyada en mi hombro y agarrándome la mano me dijo en castellano -Eres lo más "bonito" que he encontrado en España. Y desvió su mirada hacia el cristal mojado, con miedo de que pudiese ver lo que aquello significaba.


CONTINUARÁ, MUY PRONTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario