Maldita bastarda

Como pude ser tan estúpido, ser cigarro de media calada.
Soy humo para ella, soy un buen rato que pronto acaba. 

Decido dar inocentes tragos para olvidarte.
Necesito quemar todos tus recuerdos, hacerlos desaparecer.

Estúpida princesa arrogante como pude desearte noche tras noche. 
Peor que el alquitrán de un cigarro.
Ahora me doy cuenta de lo ridícula que eres.
Tus lloros, palabras, nombres...

Intenta arreglar lo imposible y te darás cuenta de que pierdes el tiempo.
No se quien es más estúpido de los dos, y eso que ahora no hablo de mí.

Quizás un cigarro de media calada fuese más placentero, quizás debieses haberte subido a otro tren.
Ya será tarde, habrás apurado demasiado.
Llegará el momento en que seas tú misma quien cuestione tus actos.

Ojalá tan solo fueses un mal trago.
Maldita bastarda.




Para ella 



Yo esperaba que subieras a mi habitación. No que te marcharás como hiciste.
Las escaleras son interminables si no hay quien que te espere después.

Zahara

No hay comentarios:

Publicar un comentario