Día 8: Los alrededores

Todos vuelven a sus tareas, incluidos Ebenezer y yo, pero tengo algo en mente, la frustración por lo de ayer y la larga noche han dado pie a un plan para esta tarde; una excursión más allá de los límites. Me siento en la responsabilidad de conseguir agua para el grupo. Mientras dejaré a Dorcas a cargo de la “caza”.

Llegamos hasta el final de las cenizas y justo entonces comienza nuestra pequeña locura, sin mirar atrás. Bajamos el monte, todavía queda algún que otro árbol astillado o seco. Empezamos a caminar entre antiguos bosques y malezas muertas, media hora más tarde empezamos a ver escombros y demás construcciones derruidas. Y entonces a lo lejos diferencio una construcción que brilla por el sol, parece de metal, una corazonada me dice que no podemos irnos sin mirar que es lo que contiene. Tardamos un tiempo prudente en llegar hasta aquella maravilla. Tiene una escalera que asciende desde la base, decidimos subir ambos; yo voy primero. Cuando llegó arriba del todo estoy ensimismado fantaseando con que nos podremos encontrar y no me percato en echar una ojeada a nuestro alrededor. Tiene una pequeña puerta de metal que no dudo un segundo en abrir. Dentro no encuentro nada, nada más que toneladas de agua. Lloro solo al verla, se me saltan las lágrimas y abrazo a Ebenezer. Dejamos que un pajarillo que sobrevuela el inmenso recipiente sea nuestro catador por excelencia. Después bebemos y nos salpicamos con ella, pasamos uno de esos momentos que nos dan  fuerza para seguir adelante. Dado que no tenemos con que transportar el agua decidimos volver a monte ceniciento para darles la noticia y poder crear algún nuevo plan para mañana. Bajamos rápidamente pensando en lo maravilloso que es nuestro descubrimiento aunque esté a algo más de una hora de casa. Es como nuestra forma de conseguir agua pero llevado a lo inmenso, no tengo tiempo ni para pensar en cómo se autorealizará el almacenaje; porque estamos rodeados, quizá esta vez no tengamos escapatoria pienso, quizás este sea el momento en que deje de ser un atisbo de la humanidad.

Intentamos luchar contra ellos pero uno me golpea en la cabeza y  siento como otro me araña la pierna. Después se me nubla la visión y por un instante creo dejar este mundo.  



4 comentarios:

  1. ¿POR QUÉ? CON LO BIEN QUE MARCHABA TODO, bueno les faltaba agua, pero marchaba bien. NO PUEDE SER, como sea como en muchas de las pelis de zombies que he visto se tendría que convertir en uno, pero no eso no es posible, nuestro adorable protagonista masculino vivirá por Lena, ¿Verdad? Dime que sí, por favoooooooor.
    Estoy triste por él, no tardes en subir :(

    Y ahora a parte de mi sofocada emoción de fan, decirte que te has superado.

    Saludoooos :D

    ResponderEliminar
  2. :3 :3 contesto a todo tus interrogantes por chat :D :D

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado *-* está genial (como siempre) la manera con la que has escrito esto me hace pensar que soy yo la que lo está pasando mal, está genial, sigue así :))
    Muchiiiiiisimos besos :))

    ResponderEliminar