Día 5: Amor perdido


La vi por primera vez en aquel furgón de niños, se llamaba Lena, era como una flor india en medio de un árido desierto. Sus ojos me revelaron que estábamos predestinados. Pero a la mañana siguiente, una vez extinto el peligro de la carretera, nos separaron, jamás volvería a verla pensé. Nuestras miradas se aferraron mutuamente, quedamos unidos como una quemadura de hierro incandescente a la piel, pero nada podíamos hacer.
-Te buscaré - la susurré antes de que se la llevaran. Creo que me oyó porqué asintió con su pequeña cabecita.

Cada cumpleaños la recordaba, recordaba que prometí buscarla, pero era algo imposible. Cada año su recuerdo se llevaba uno de los ínfimos atisbos de esperanza que aún quedaban en mí.

Cuando mi padre me contó lo que le había ocurrido a Martha, renuncié a todo, renuncié a cualquier cosa que no fuera mi propia vida o la de mi grupo.
Mi grupo estaba formado por mi padre, dos mujeres y algunos otros rudos hombres del pueblo en el que solíamos vivir; otros tantos se quedaron atrás como el padre de Martha que tras perderlo todo decidió desaparecer. Estábamos cansados de huir de un lado a otro sin encontrar un lugar seguro, el peligro acechaba cada quinientos pasos.

Recuerdo que antes de saber que todavía existían días felices estuvimos caminando durante horas enteras con la ilusión de que la meseta que yo había avistado a lo lejos fuese real, parecía un buen lugar para retomar nuestras vidas. Resultó ser un diminuto pueblo abandonado, lleno de casas derrumbadas, escombros y sobre todo cenizas. Las cenizas dejaban a la vista que alguien había purificado aquel lugar, el fuego es el único que puede convertir algo impuro a día de hoy.

Parecía un buen lugar, desde allí podríamos controlar cualquier amenaza y acabar con ella antes de que consiguiera alcanzar nuestro pequeño monte ceniciento. Fue entonces cuando vi unos ojos a través de una grieta que se abría en el suelo, mi corazón dio un vuelco, reconocí sus ojos. Era Lena.




6 comentarios:

  1. Awwwwwwwwwwwww *-*

    Me has matado,ésta entrada no podría ser mejor. Por fin un atisbo de esperanza en el desierto de muerte, encuentra a ese ángel perdido.

    Espero que el próximo esté listo pronto.

    Saludos :DDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 :3 :3

      Así es, por fin un atisbo que le de fuerzas para luchar, para sobrevivir :D :D

      En un par de días saldrá la 6ª parte titulada... Día 6: Una nueva vida en monte ceniciento

      Eliminar
  2. Aish :D Señor, como mola *-*
    Pedazo de entrada que has dejado por aquí. Me ha encantado :3
    Esperando la sexta parte estoy ya
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 :3 :3 jajajjá
      Con estos ánimos que me dais seguramente que dentro de dos días la suba :3
      Me encanta conseguir que hagáis aish jajjaaj

      otro saludo

      Eliminar
  3. aiss que bonito, me alegro de que la haya encontrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 :3 :3
      Pero encontrarla no significa tenerla
      Pero por ahora ambos están seguros :D

      Eliminar