Día 2: Pérdida de la humanidad

Me llamo Uriá, que significa luz de Dios, cuando yo nací la civilización estaba a punto de desmoronarse y convertirse en cenizas. La sociedad quedó reducida hasta tal punto que puede que a día de hoy mi “familia” sea el único grupo de supervivientes. Vivimos escondidos entre los escombros de un pequeño pueblo que desapareció hace ya mucho tiempo. Por ahora tenemos un lugar fijo pero me pregunto qué pasará si ellos nos encuentran. Puede que nosotros mismos seamos el fin de la esperanza humana.

Este asentamiento no ha sido nuestro lugar fijo, nos llevamos moviendo desde la primera amenaza. Antes de que las mutaciones se hicieran con todo, las televisiones retransmitieron lo que acontecía. Reporteros y periodistas se jugaron la vida por intentar tener un buen plano de uno de esos monstruos. Muchos murieron como víctimas de su ansia por volver a ser humanos, pero no lo eran, sus órganos desistían y se pudrían lentamente, sus corazones ya no latían. Eran un montón de carne putrefacta movida por el deseo de ser personas, o única e inconscientemente de robar la vida a otros.




Continuación en... Día 3: Pérdida de fe (PRÓXIMAMENTE)

2 comentarios:

  1. Vale, después del shock puedo comentar.
    !Me he quedado impresionada! !No me imaginaba para nada la mini-historia así!
    Monstruos mutantes que su mueven por el deseo de ser personas o inconscientemente de robar vidas. Suena espeluznante, como zombies que se quieren alimentar de tu cerebro.

    Espero el tercer día, !y gracias por la etiqueta!

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  2. :D :D :D
    Me encanta saber que además de emocionar puedo crear shocks temporales jajajajaj
    Pero no te preocupes también va a haber tiempo para sentimientos,...

    El día 3 está cerca y con el sentimientos encontrados como rabia, dolor,...
    El amor tendrá que esperar aún hasta el día 5 :3

    ResponderEliminar