Las rosas no florecen en vano

Recuerdo como una vez conocí a una dulce anciana de rostro maltratado por la edad y  de vivarachos ojos que pedían años de vida. Se llamaba Rosa.



Me contó la causa por la cual tuvo que dejar lo que más amaba en el mundo, dejar de tocar el piano. Tras conocer aquello que la había arrebatado su ilusión decidí proponerla que me diera clases de piano en su casa.

Las clases duraron varios años, quedábamos todas las tardes un día si dos no. Ella era como la abuela que nunca conocí, yo era para ella como el nieto que nunca tuvo.

No  siempre nos limitábamos a tocar a Vivaldi, Bach, Chopin... También nos contábamos nuestros problemas personales. Ella me ensañaba que era la vida, yo a cambio la daba vida con mis historias.

Me confió unas llaves del piso y un día cuando llegué me extrañó oír el estridente ruido de la antigua cafetera. Dormido sobre el piano yacía su cuerpo, abrazada a él, amarrada a la música.

Llamé a la policía y se llevaron su cuerpo inerte. Antes de irme decidí sentarme y tocar una última melodía, esperando que me escuchara, esperando que escuchara su pieza favorita. Mientras tocaba sentí un dulce y caluroso peso sobre mi hombro, sentí un beso en la mejilla, sentí un empujón que me decía que debía seguir adelante.

Estaba a punto de abandonar la sala cuando una de las rosas se posó sobre el piano, llevada por lo que parecía ser el viento. Cuyos pétalos se deshicieron en un remolino de luz y fuego, dejando el olor de su perfume en la sala y haciéndome saber que ella permanecería allí, en el piano.









6 comentarios:

  1. Muchisimas gracias
    Lo que realmente me hace escribir cosas como esta es que la gente las lea y pueda sentir lo que yo sentí al escribirlas.

    un saludo y un gracias :D

    ResponderEliminar
  2. Dios, aún tengo la sensación de que alguien me susurra en mi oído e incluso he llegado a sentir el dulce aroma de las rosas. ¿No has pensado nunca en presentarte a un concurso de relatos? Fijo que lo bordabas con cualquiera de los que hay en tu blog.

    Espero leer pronto alguna nueva marravilla.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja Me encanta que te hayas llegado a sentir tan dentro del relato, me resulta mágico poder hacer eso con mis palabras.

    Lo del concurso si lo he pensado pero soy un poco perezoso y pesimista y además dentro de poco tendré mucho lío con 2º de bachiller. pero de todas formas Gracias.

    Por supuesto dentro de poco habrá más cosas y espero tenerte ahí para que me des tu punto de vista y ver que es lo que sientes después de haberlo leído :D

    un saludo :3

    ResponderEliminar
  4. que bonitaaaa tu entrada me encanta, esque escirbes tan bien.
    un besito.

    ResponderEliminar