7 olas y una muñeca de porcelana

No soy nada sin él se repite mientras acaricia la perfecta faz de la muñeca de porcelana que sostiene entre las manos. No soy nada si él no está aquí conmigo. Las lágrimas traspasan sus corneas y lento, como siempre le susurraba las cosas al oído, salen al exterior, brillan, y se deslizan veloces como sus manos por su cuerpo allá por Diciembre. No quiero nada más que seas mi muñequita de porcelana... le dijo hace tres meses. Pero a día de hoy lo único frío y de porcelana parece ser su corazón, leve, que duda en desistir, que intenta seguir sus pasos.

Desapareció en la oscuridad de la noche y el resguardo del mar.
Se besaron en la playa. Sintió el calor. Se sintió viva. Sintió como si el amor fuera algo mortal. Él se levantó de la arena y corrió hacia el mar, ella lo miró sonriendo tontamente y le dijo:
-No te marches, no soy nada sin ti.
Él no contestó solo sonrió y se metió mar adentro.
-Ven. (Susurraba)
Se levantó y tras sacudirse la arena de su cuerpo corrió hacia él, entró en el agua helada, le besó de nuevo para así sentir el fuego ardiente que antes había recorrido su cuerpo. Él no era el más guapo ni siquiera el más listo, pero le necesitaba, le necesitaba allí con ella.

Una ola erizó la piel de sus torsos y les recordó que eran muy jóvenes. 
Cuando la segunda ola rompió, él la dijo que cerrará los ojos y que viera como el tiempo pasaba rápido. 
A la tercera ola esperó sus labios y susurro de nuevo que ella no era nada sin él. 
Cuando llegó la cuarta les sintió. 
A la quinta un raro presentimiento recorrió todo su cuerpo y preguntó si la oía.
La sexta trajo un débil e incomprensible susurro.
Cuando rompió la séptima ya no estaba allí, rompió en la orilla y el sordo estruendo hizo pedazos su corazón.

Se dibujó en el pecho el órgano que ya no sentía y se quemó la piel tras intentar darle calor. En la playa cada noche espera esa séptima ola que la devuelva su corazón.




Basado en: Daniel Glattauer autor de Contra el viento del norte y Cada siete olas.
Después de que seis olas rompan en la orilla llega la séptima, y ésa trae siempre muchas sorpresas.




6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me han encantado tus entradas, son realmente bonitas, así que desde ya tienes una nueva seguidora.
    ¿Te pasas por mi blog, y dejas tu opinión? ∞ El Rincón De Los Sueños Utópicos ∞
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. :3 Mira que bien, pronto empezaré una novela corta http://cartasdesdeeldistrito13.blogspot.com.es/p/bajo-tu-piel-habita-la-luna.html y espero que si te gusta comentes si hay algo que te gusta o algo que no te gusta :D :D
    ahora mismo voy para allá

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu entrada, es tan bonita, y expresa tanto en solo 7 olas.
    Es como mistico, tragico, pero hermoso.
    espero tu siguiente entrada con ansia un beso.
    te pongo en mis FAVORITITISIMOSS..

    ResponderEliminar
  4. jajajaj me encanta tu comentario
    (Mis textos son como Lana del Rey :D)
    Favoritísima vas también :D :D :D

    ResponderEliminar
  5. "Una ola erizó la piel de sus torsos y les recordó que eran muy jóvenes"
    Que frase tan, cómo decirlo, perfecta. No puedo describirla de otra manera, al igual que todas tus entradas.
    Llegan al corazón y muy adentro. Por favor, pásate por mi blog, y si te gusta, sígueme sería todo un honor
    http://abiebailey.blogspot.com.es/ :3

    ResponderEliminar
  6. A mi me llegan al corazón y me emocionan vuestros comentarios...
    Me siento tan agradecido por que os guste aquello que me encanta hacer ESCRIBIR

    Me acabo de pasar :3 :3 honor el mío :D :D

    ResponderEliminar