Desapareciste de mis sueños, princesa


Matrimonio anticipado. Princesa inconsecuente. Amor verdadero.

Hoy te hago conocedora de esta noticia como en meses pasados te hice princesa de mis cuentos. Tonta inconsciencia que nos transporta a lugares irreales.

Quizá exista una posibilidad de que no, pero a día de hoy firmo este texto y afirmo dejar atrás esta estupidez. En la que yo sufre y tú te lucras de mis elogios.
Vuelvo a vivir sin esa cinta rojiza que se aferraba a mi tórax. A la que unos llaman emoción, otros sentimiento y yo simplemente amor.

Una vez Marilyn Monroe dijo querer ser mariposa, lo que sin darse cuenta convergería en su suicidio. Por la única razón de que sentía más que el resto, pensaba más que el resto, y por supuesto amaba más que el resto. Así murió atada a la pregunta sobre la realidad de este mundo. Se suicidó soñando ser mariposa: Pero nos queda la cuestión de que una vez mariposa quizás se creyó mariposa que soñaba con ser persona.
Dijo alguien cuyo nombre no recuerdo.

De ahora en adelante acepto amar la vida por muy sin sentido se muestre en un futuro próximo. Tus labios ya no son mi perdición. Tu cabello ya no denota entre el resto de personas, del lugar. Y tu sonrisa se apaga mitigada por las mentiras.

Juguete, de una caprichosa princesa que dejó atrás los sentimientos de los demás. Una melancólica y triste canción de Lana del rey que me devuelva a la realidad. En las que tus palabras son flechas afiladas donde para mí signifiquen  besos y para ti únicamente artimañas para satisfacer mi necesidad por elogiarte.

Ahora ya no escribo para ti si no para crear una línea que separe el pasado del presente. Pasado ahogado en sentimientos encontrados. Presente que me depare aunque solo sea… tranquilidad, estabilidad vital.
Sordo antes tus insensateces. Mudo ante tus palabras. Insensible al contacto. Embriagado por otro perfume que no sea el tuyo. Ciego ante tu presencia. Con una sonrisa en los labios que te explique lo feliz que soy por haberme liberado de aquello que un día me hizo sufrir.

Siendo estas las últimas palabras de amor que te escribo. Princesa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario