Will you still love me tomorrow?

Hoy quise poner punto y final a tus ingratas palabras. Hoy quise dejar de llorar por ti. Hoy quiero escribir una realidad.


Busqué una señal que me dijera que hacer. Previamente pensé en escribirte con el único propósito de comunicarte mi idea de no volver a hablarnos nunca… simplemente un hola y un adiós de vez en cuando en el caso de que nos viéramos por la calle.

Entre la penumbra de un coche blanco y la lucidez de una vieja ciudad. El destino me dio una bofetada, entre calles abarrotadas de gente y tiendas repletas de regalos navideños. Te vi caminando, sola, arropada por un abrigo de color oscuro y con tu pelo rozando tus hombros. Mi corazón dio un vuelco instantáneo. Pensé llamarte, mandarte un mensaje… pero consideré incomprendida la señal.

Sé que leerás esto. Sé que una vez más me sentaré a esperar. Sé que un puñado de palabras pueden conseguir mucho. Pero esta vez quiero una respuesta de verdad.
Una posibilidad de ser o una  historia acabada con un final no convincente.

Una palabra que calme mi persona. Una frase esperanzadora que me haga luchar de nuevo. O una simple afirmación de convención hacia mi solución de no volver a hablarnos, de no volver a vernos, de no volver a sentirnos.

Tú tienes la respuesta.

Mil formas de no encontrar respuesta de que…
Amar no significa lo mismo que tenerte
Raros sentimientos encontrados
Infortunio de este estúpido que…
Nunca pensó encontrar una palabra que la definiera,
Amor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario