Piel teñida con tus labios, caricias y pronombres posesivos

No se más de lo que tú sabes, de cómo tus palabras derrumban las mías con tus labios.
De cómo nuestras vidas se entrelazan entre nuestras veloces manos. De cómo te conocí, de cómo jugamos hasta llegar aquí. Como simples meses significan un nuevo comienzo, como deseo tus deseos.

Piel teñida con tus labios, caricias y pronombres posesivos.

Siento tu piel en mis manos, tu calor en mis labios, las flores de tu pelo entre mis dedos. Cercos cristalinos que protegen nuestros recuerdos del exterior, solo visibles a nuestros ojos.

Un lunar en tu espalda que conecta todos los cables de tu amor por mí.
Un lunar en mi cuello que siempre me recuerda a ti.
Un beso a medianoche que recorra todas las calles y vuelva veloz a nuestro encuentro.
Un abrazo que signifique más que un abrazo.
Un susurro al oído que abra las puertas de mi ser.
Un llanto que ciegue mi conciencia
Una sonrisa que nunca cese a la caída de tus ojos marrones.
Una insensatez, dos, tres...

Un poema que me devuelva a tus sabanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario