Tú, la causa de todas mis pesadillas y mis más dulces sueños

Desearía no haberte conocido nunca. Que todo hubiera sido una maldita pesadilla, que la chica más dulce, bella y lista no fueras tú. Que nuestros caminos hubieron seguido distantes entre sí, dos líneas paralelas que nos llevaran a la felicidad mutua, pero propia.

Porque ya nos encontramos una vez, pero no fue lo bastante bien,
O quizá no tan mal como haberte conocido.


Perdición que me lleva a delirar, a sufrir en un pequeño rincón donde nadie puede verme. A sentir tus labios rozar mi nuca y decirme cosas bonitas al oído, a la vez que me recuerdas lo estúpido que soy por amarte, aún así no puedo dejar esta droga: Sigo escribiéndote, viéndote, pensando en ti...

Ni el más garrafal de los errores para un chico como yo puede separarme de ti.



No hay comentarios:

Publicar un comentario