Rolling in the deep



Entraste dentro de mí y te llevaste todo. Pero ahora nace algo en mi interior, que quema como fuego, arde entre las llamas de tu ropa y convierte en cenizas todos tus recuerdos. Ahora me toca a mi... vas a sentir el dolor de la venganza.

Voy a hacer arder tu corazón. Quemar tu alma. Tal y como tú lo hiciste en mi interior, me vengaré por todo el daño acometido, por tu estúpida presencia. Cierro los ojos y ensordezco mis oídos entre la música que escribí para ti, te visualizo y me lanzo sobre tu espíritu. Te robaré toda la felicidad que un día te llevaste de mi hogar. Ahogaré mis más dulces pensamientos, que se fueron contigo y haré que mueran dentro de ti. Explotando como pequeñas almas que mueren en el espacio desconocedoras del verdadero amor.

Desestimaste mis sentimientos, mi validez como persona y me negaste la libertad. Siempre me tuviste impedido, arropado entre tus sabanas. Sin saber lo que mientras tú hacías, sentía las fisuras de mi corazón como palpitaban bajo mi pecho, pero nunca te creí capaz de ello. Fui un estúpido. Jamás debiste existir. Quemé tu ropa, rompí tus fotos, ardiste bajo mis lágrimas y ahora no tienes escapatoria. Siente el fuego abrasar tu conciencia y visualízame haciéndote desgraciada. Rompiendo todas tus promesas, renaciendo de mis propias cenizas, levantando mis alas y volando muy lejos pero sin antes acabar contigo. Ahora soy yo quien tiene la última palabra en este maldito juego de sentimientos que desgarran como afiladas garras.

Pero es que no lo entiendes. Pudimos ser todo, tenerlo todo. Pero tú lo echaste a perder. Ahora me he dado cuenta que lo único que merecía la pena era yo, y tú también lo vas a saber.



Inspirado en la canción homónima de Adele.




No hay comentarios:

Publicar un comentario